TENDENCIAS CULTURALES QUE YA ESTÁN AQUÍ (2015)

De origen latín, la palabra tendencia procede del participio tendens del verbo tendo ‘extender, tender, dirigirse a’, cuya raíz verbal y sufijo se traduce en ‘la cualidad de lo que tiende’. Como sustantivo, femenino y singular sus significados más comunes son 1. inclinación natural que una persona tiene hacia una cosa o 2. idea o corriente que sigue determinada dirección.

Un año más el rádar se pone en marcha para detectar las tendencias que nos aguardan y que nos pueden ayudar a pensar proyectos culturales que aglutinen nuevas necesidades e intereses, o mejorar actividades que ya estemos llevando a cabo, sabemos que la complejidad y la heterogeneidad es lo que caracteriza a nuestro sector, es decir, lo que el lenguaje esperántico de la acción cultural interpreta de un espectacular avance tecnológico que ha permitido mejoras en el acceso a la cultura y de una sociedad líquida e impredecible como la que nos ha tocado vivir. He aquí una síntesis de las prácticas y tendencias que destacaría en este año que empieza:

image

SOBRE CONSUMO CULTURAL

– Consumo colaborativo. Si en el año anterior hablábamos del consumo a la carta, ahora se da cada vez más a menudo la convivencia entre ese servicio con otro tipo de consumo de raíz más colectiva, lo individual interactúa con lo colectivo para beneficio de ambas partes, una especie de evolución del peer to peer en algunos casos: es el año de madurez del consumo colaborativo.

El consumo colaborativo parte del principio de generar confianza entre extraños e intercambiar recursos o bienes, como servicios, propiedades o conocimiento sin contratos de por medio y a menudo mediante códigos de buenas prácticas y valoraciones del servicio aportadas por los mismos usuarios. Ejemplos que podrían aplicarse también en la gestión cultural, como compartir espacios de trabajo, una oficina o un local de ensayo, los coworking, el wifi compartido, el intercambio de conocimientos o los bancos del tiempo, las monedas alternativas (Ecosols), la redistribución de entradas entre particulares (TicketBis en España, Argentina y Brasil), el intercambio de libros Livralivro en Brasil, la venta y exhibición de obra artística Artspace o International New Media Gallery una plataforma online de curaduría con lo último en imagen en movimiento, fotografía y digital art en la que el visitante interactúa con la performance visual, ilustran este tipo de servicios que cada vez irán más en aumento porque permiten explotar los recursos propios, ahorrar, gestionar con facilidad, intercambiar vivencias, participar y generar bienestar, un tipo de experiencia compartida entre grupos de personas o colectivos con principios parecidos; más que un tipo de consumo es una filosofía de vida, mucho más sostenible y placentera que otras, un acertado consumo responsable.


SOBRE PRÁCTICAS CULTURALES

El usuario de la cultura se está transformando cada vez más en un sujeto proactivo, que tiene la necesidad de participar en alguna de las fases del proceso cultural, de la conceptualización a la gestión, ya que se reivindica como ciudadano con derecho a ser autor de lo cultural como experiencia intrínsecamente ligada a la creación personal y a la transformación social.

image

– La gestión ciudadana de la cultura. La coyuntura de crisis económica, la pérdida de confianza cada vez mayor hacia las administraciones y una apuesta institucional casi exclusiva hacia la cultura de las industrias culturales, ha propiciado en los últimos años que cada vez haya más movimientos ciudadanos que experimentan con otros modelos culturales, como el cooperativismo, la autogestión, la transmisión del conocimiento libre, reivindicando con proyectos de tipo comunitario y el uso de espacios públicos, antiguas reivindicaciones y nuevas necesidades sociales y vecinales, con percepciones socioculturales distintas y otras maneras de hacer, sobre una cultura que llaman común, colectiva y el acceso a la cual entienden como un derecho social más.

Ejemplos como Can Batlló en Barcelona, La Casa de Nadie en México, el Hafenstrasse en Alemania, La Casa Invisible en Málaga, el Konvent en el Berguedà (espacios ciudadanos autogestionados que ofrecen alternativas culturales y sociales), el Observatorio Ciudadano Municipal (una red de observación ciudadana para garantizar la participación y la transparencia en la administración), gestionados por colectivos, comunidades, algunas de las cuales con la voluntad de actuar junto a la administración y ofrecer servicios ciudadanos o herramientas de participación ciudadana y otras sin ánimo de colaborar, que generan culturas mixtas, público-privadas, público-comunes, comunes que propiciarán que la administración vaya abriendo sus canales para garantizar que los ciudadanos puedan tener acceso al tipo de cultura elegida, o que ésta vaya cada vez más cediendo terreno (lo importante sería que no se desentendiera como sucede en muchos países del ámbito latinoamericano, un debate interesante del que hablaré próximamente).

wpid-septiembre-irene-la-sen.jpg

– Reivindicar lo cercano. La tecnología ha producido muchas mejoras en nuestro modus vivendi, facilitándonos el acceso informativo, a servicios, etc. y también muchos desajustes relacionados con nuevos hábitos sociales y relacionales, como por un lado la socialización digital y por otro la individualización tecnológica, por lo que últimamente muchas iniciativas pretenden recuperar la esencia, regresar a lo tangible favoreciendo la cercanía social versus una tecnología que en exceso podría absorber esa parte social de la persona.

Narraciones orales modernas. Recuperar el contar historias como estrategia para implicar al público, la capacidad de contextualizar, de incorporar a quienes escuchan en el discurso, realizando un ejercicio de inmersión conjunto creador-espectador, los festivales literarios o los Slam Poetry competiciones de poesía improvisada.
Nuevos rincones editoriales. Valientes que apuestan por una oferta especializada, como los libros autoeditados, pequeñas editoriales o librerías especializadas cuyos espacios polivalentes se ofrecen como motores culturales.

Por otro lado, la tecnología en el ámbito editorial y literario evoluciona a pasos agigantados, la nueva textualidad del libro electrónico, con una narrativa transversal que comporta cambios en las prácticas de lectura y propicia nuevas maneras de pensar… ¿Estaremos yendo hacia el libro electrónico transmedia? Y mientras también algunas iniciativas ciudadanas como el Bookathon busca nuevas fórmulas para el sector.

image

– Los nuevos museos. El mayor reto es y será desacralizar los museos y hacerlos espacios más cercanos y dinámicos. Y haciendo un buen uso de las tecnologías, usándolas como medio para poner al alcance de todos ese conocimiento académico es posible: si Mahoma no va a la montaña… El museo fuera del museo, o mediante el espacio virtual llevando las personas a la historia, como con MemoriaBcn un centenar de espacios de la ciudad de Barcelona que durante el s. XX fueron clave para entender, política y socialmente cómo se alcanzó la democracia, un museo de historia de la ciudad en el espacio público, o llevando el arte a la calle, ArtEverywhereProject como ya hicieron algunos museos británicos sustituyendo los outdoors publicitarios con sus mejores autores.


SOBRE LENGUAJES, TECNOLOGÍA Y SOCIAL


Werables. Sí, inevitable no contar con ellos, ha sido el año de estos dispositivos (y lo que queda): relojes, las primeras google glasses o las pulseras inteligentes, siendo estas últimas las que realmente empiezan a consolidar este mercado. Brazaletes deportivos capaces de medir distintas actividades físicas, o recibir llamadas o mensajes sms o whatsapp, entre otras cosas, o mediante el baile hacer música como esta orquesta con prendas de ropa adaptadas, un terreno lleno de infinitas posibilidades para el mundo de las artes.

carloscastilla_datanumbers

– Mayor control de internet y los datos. Al volverse un universo tan complejo, con tantas ramificaciones (internet, los millones de datos disponibles, el big data), la gobernanza de Internet ya no se puede encarar sólo como una cuestión de especialistas, sino que tiene múltiples implicaciones para las políticas públicas en materia de economía, organización o seguridad ciudadana. Será necesaria la adopción y regulación de medidas y controles públicos para garantizar el no monopolio y riesgos de la sociedad digitalizada.

drones

– Drones. De armas puramente militares y peligrosas a ‘objetos de fascinación en el ámbito
de la cultura digital’
, aptos para la investigación histórica aplicada, por ejemplo, a la arqueología, yacimientos que son sobrevolados para lograr una exhaustiva documentación gráfica de los restos del pasado. O para otros usos más lúdicos, como TravelbyDrone, mapas geolocalizados en los que encontrar miles de vídeos colgados en YouTube con imágenes aéreas, muchas espectaculares, que permiten conocer algunos rincones terrestres.

montelab

– Videojuegos. La ludificación tiene en el videojuego su territorio natural. Los videojuegos son recursos informativos y participativos muy interesantes. El videojuego es una industria transmediática que se extiende por la red gracias al contenido y a la acción de los usuarios, así que si se consigue gamificar el contenido, será más fácil llegar a potenciales nuevos usuarios. Eso es lo que RTVE propuso en un programa informativo serio, Documentos TV, en lugar de un webdoc al uso: el docugame.

Aplicado en el mundo del documental periodístico, se creó Montelab, una urbanización ficticia afectada por el estallido de la burbuja inmobiliaria. Con distintos personajes, es mucho más fácil que el espectador entienda una problemática en principio abstracta porque vive la experiencia en primera persona, aunque sea virtual. ¿Una nueva manera de explicar historias? ¿Storytelling game? ¿Un nuevo género periodístico?

instagram


– Las redes visuales: YouTube e Instagram.
Se dice que una imagen habla más que mil palabras, y YouTube e Instagram serán o volverán a ser imprescindibles para vender cualquier servicio. Se dice que un porcentaje muy alto de potenciales usuarios se decanta hacia la compra de un producto a partir de la documentación gráfica disponible. Pensemos en los trailers de un film, de hecho muchas veces nos inclinamos más hacia una opción u otra según lo que nos sugiere ese resumen… Imaginad ese poder de persuasión aplicado a las artes escénicas, al patrimonio o a los talleres del casal de barrio. Y por último, Snapchat que va posicionándose como el terror visual juvenil, así que atención!

¡Feliz año, culturetas!

  1. Pingback: CUANDO LA MONTAÑA VA A MAHOMA. ESPACIO PÚBLICO Y PARTICIPACIÓN. | CARMΣMIX l'estraperlista

  2. Pingback: » 2015. Aproximació als reptes del sector cultural davant les previsions de les tendències digitals

  3. Pingback: TENDENCIAS CULTURALES QUE YA ESTÁN AQUÍ (2014) | CARMΣMIX l'estraperlista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: