#MexicoUnplugged: BIENVENIDOS A TERRITORIO MEX!

Hay experiencias en la vida que dejan marca. Hay experiencias en la vida que hay que saberlas compartir, es por ello que con la intención de relacionar precisamente esa sensación, junto con aspectos de interés cultural, patrimonial, profesional y por qué no, personal, ahora me atrevo a proponeros recorridos que he ido realizando por el mundo, trayectos que espero que os diviertan y os sugieran tanto como lo han hecho conmigo. Demos pues comienzo a un nuevo apartado editorial, wild wild world, esta primera vez dedicado a mi más reciente experiencia vital en viaje: el gran México, en acústico, sin ornamentos y cercano, el #MéxicoUnplugged!

Mexico_carmemix
Locales, turistas y viajeros sobre una misma pirámide ©carmemix

INTRODUCCIÓN.

“¿Explicarlo? No – se dijo -, creerlo, nada más. México no se explica;
en México se cree, con furia, con pasión, con desaliento”. Carlos Fuentes.

Volver de un largo viaje produce infinidad de sensaciones placenteras. Volver de México genera emoción intensa, desconcierto, alegría y aturdimiento. ¡Bienvenidos a un inmenso territorio alucinante!

Lo físico. Los Estados Unidos de México es un país geográficamente situado en Norteamérica (un error el nuestro creer que son tierras centroamericanas, eso a ellos les molesta mucho), con una fuerte actividad sísmica, un país tres veces el tamaño de Francia, y distribuido política y constitucionalmente en 31 estados y el Distrito Federal, que aglutina los órganos federales y el parlamento de todo el país. País de enorme calado cultural, hogar de miles de exiliados de algunas guerras europeas, hervidero de ideologías revolucionarias y una de las cunas de los mejores escritores y artistas universales, que aún hoy, y a pesar de las dificultades que comporta la economía globalizada, conserva un rico movimiento artístico y musical urbano, donde se sabe combinar el gusto contemporáneo con el tradicional, lo que hace del estilo mexicano algo genuino y extremadamente atractivo.

Lo mexicano. ‘México es muchos méxicos’, como dijo P. Escalante, historiador e investigador de la UNAM, así como también sus gentes. Aunque suene a tópico, y seguramente lo es, me atrevería a definir que existe un cierto carácter mexicano, marcado por una amabilidad infinita, que se manifiesta en una gran cortesía que saben transmitir al viajero. Además, si se tiene la oportunidad de estar acompañado por personas del país como pude estarlo yo, poseen una dosis muy elevada de lo que yo bauticé como ‘anfitrionismo’, es decir, la capacidad increíble de hacerte sentir como una reina en su casa, tanto que es una gran descortesía no aceptar la cama del anfitrión como tuya, como también denegar cualquier alimento ofrecido como bienvenida, reacciones que tienes que medir muy bien, aunque eso comporte haber comido más de 5 veces el mismo día o permitir, porque no vas a tener otra, que los anfitriones duerman en el suelo del comedor o de otra habitación! A pesar de mi knowhow europeo hacia maneras de hacer posiblemente un poco exageradas, las agradecí mucho, hasta incluso me divirtieron, y me resultó muy útil vivenciarlas como una buena práctica antropológica, y, por ejemplo, superar algunas barreras relacionadas con el pudor y la distancia cultural. México es un territorio de comunidades, el eje central de la sociedad mexicana son las relaciones familiares, de amistad, vecinales y colectivas: tus amigos son mis amigos y ese tejido se expande hasta convertirse en una cadena de intercambios y favores alucinante. Dicen que ese tejido es herencia directa del modo de vida social de las culturas prehispánicas, aunque también es posible que ahora, por imperativos de fuerza mayor, se haya convertido en una necesidad vital para protegerse de esa incapacidad del Estado de amparar a sus ciudadanos, un tema en el que me extenderé más adelante. Hubo un día que en tierras veracruzanas hablamos sobre un tipo de comportamiento muy habitual del ser mexicano, de la falta de reacción delante de hechos y circunstancias absolutamente violentas que han llegado a normalizar con una pasmosidad ejemplar, el mexicano en general no protesta, se adapta. Bien es cierto que poco hay que decir delante del alto nivel de corrupción de los políticos, la policía, las instituciones públicas, la venta de los recursos del país a manos extranjeras, el aumento de impuestos, la escasa inversión en sanidad, servicios sociales y educación, la violencia, la pérdida de derechos civiles… Tampoco me sorprendió comprobar que hay algo cultural que les impide decir ‘no’, el ‘no’ está mal visto, son capaces de darle mil vueltas a cualquier cosa para no tener que decirte ‘no’, como también está mal visto preguntar si no entiendes, y eso muchas veces resulta exasperante!

Lo que se habla. Cuando la Real Academia de la Lengua habla del castellano como un idioma rico no se equivoca, el mexicano, uno de los acentos y fonética más dulces, resulta ser también uno de los más traidores, ya que está lleno de falsos amigos que enredan conversaciones y giros lingüísticos que nada tienen que ver con los nuestros, con un uso muy frecuente del estilo indirecto, un poco rebuscado, con matices y segundos sentidos en casi cada palabra, en definitiva, los primeros días te sientes un poco perdido y despistado, como un novato extranjero en territorio swahili, así que a veces lo mejor será callar, porque tus palabras serán mal interpretadas o les harás morir de la risa, y os aseguro que eso duele! :S

Lo que se come. Comer es la mejor manera de relacionarse para el mexicano, la comida como socialización, y la gastronomía mexicana es una de las más originales y variopintas del mundo, reconocida como patrimonio inmaterial de la humanidad, y cuyo ingrediente principal es el maiz, seguido del chile y el chocolate. En México se puede encontrar la mejor calidad y variedad de maíz, desde el maíz criollo, al maíz azul, mixteco, chapalote…, pero el de mejor calidad se exporta en su mayoría y se recurre, paradójicamente, a la compra de maíz transgénico lo que resulta todavía más caro para la economía del país, ese monopolizante dominio de las lógicas del mercado. Cualquier plato que se guise en este país se basa en la masa del maíz, es difícil encontrar alguna propuesta que carezca de este ingrediente: desde tamales, nachos, gorditas, quesadillas, chilaquiles, tortillas o enchiladas, acompañadas de ingredientes como res o pollo y vegetales, o el atole, una bebida hecha a base de masa de maíz con agua o leche endulzada. A mi estómago se le hizo un poco complicado digerir  tanta masa, aunque al final te acostumbras y gozas de la sutileza de los gustos y sabores. A lo que sí es difícil adaptarse es al chile, ese ingrediente imprescindible de cualquier plato regional y nacional que pica como los demonios y que tiene en el chile habanero al rey de lo picante de nivel 10. Y mucha atención, igual que cabe poner en duda un ‘ahorita’ porque eso es como esperar un imposible, no fiarse nunca de un ‘no pica’, porque os aseguro que sí pica!

No me cansaría de recordar y analizar mil y una conversaciones, situaciones y neologismos varios, así que una vez lanzadas algunas de mis primeras impresiones para situar el contexto, mejor pasemos a argumentar algunos de los mejores lugares y experiencias que alberga el México de la postal en off, un país lleno de contrastes, con un patrimonio de escándalo, de una riqueza artística exhuberante y una cultura viva y recargadamente barroca.

¡BIENVENIDOS AL DF!

mexico3
Skyline nocturno del DF, by ©skyscraperlife

Llegar en avión a Ciudad de México de noche impresiona, un inmenso enjambre iluminado que no termina nunca se abre ante tus ojos, kilómetros y kilómetros de edificaciones, zonas verdes, altas montañas, laderas repletas de casas, hasta volcanes (!) enmedio de la ciudad y las pistas de un aeropuerto internacional que te espera entre ese caos de luces, sombras y algún edificio alto, listo para acogerte cual dulce monstruo goyesco depredador de almas. A nosotros nos recibieron con retraso, haciéndonos sobrevolar varias veces un cielo negro y rojizo amenazador, y dándonos la bienvenida se mezclaron fuegos artificiales de un rincón urbano en fiesta, unos instantes en los que no pude evitar pensar (y rezar!) para que su normativa sobre fuego y espectáculos estuviera al menos en regla, nunca se sabe, soy de las que no respiro hasta que beso el suelo de la pista como el papa! (continuará)

Continuará en el siguiente post, así que si todavía alguien siente curiosidad por saber más y seguir esta crónica sui generis de una barcelonauta en tierras mex, durante las próximas semanas seguiré con otros textos, a modo de experimento, recomendando lugares y experiencias imperdibles de ese enorme y complejo DF y otros espectaculares territorios mex … ¡Salud, y que viva México! #MexicoUnplugged en 6 posts

 

Anexo.

Y como vivir una ciudad o un territorio es el resultado de las personas que conforman esos espacios, que los llenan y que te hacen respirar su aroma, observar su forma y gozar su esencia, qué mejor que dedicar a esos cómplices estas primeras líneas de otras que vendrán, así que mis más sinceros agradecimientos al amigo Amilcar, artífice en gran parte de esta bonita broma y gracias también a los cielitos de Tona, Juan, Reinaldo, Eréndira, Marielena, Josué, Chelito, Pedro, Marisela, Ivo, Román, Alejandro, Víctor, Jorge, Guadalupe, Gilda, Marco, Adela, Mapache, Sandra, Ingrid, y a Ray y Salvador en especial y tequilosa posdata ;*, mil gracias, he aprendido mucho con vosotros, sois enormes!

Más posts de la serie #MexicoUnplugged aquí

Un Comentario

  1. Pingback: #MexicoUnplugged: El DF, UNA CIUDAD ALTAMENTE ADICTIVA (1/3) | CARMΣMIX l'estraperlista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: