EL FORMATO, ESE ‘OSCURO’ OBJETO DE SEDUCCIÓN CULTURAL

seduction braudly getty

Decir que nos cuesta llenar los teatros, motivar a los visitantes en una exposicion o que necesitamos de la complicidad de nuestros ciudadanos -y públicos- para la supervivencia de nuestra propuesta cultural no es una novedad. Nos justificamos diciendo que queremos involucrar al usuario en lo que estamos haciendo, y es evidente que sí , que necesitamos de nuestros observadores proactivos (o pasivos) para dar un valor añadido a lo que proponemos como creadores o como gestores, porque sin ellos no hay propuesta cultural, porque, nos guste o no, lo que estamos haciendo – y de la manera que queramos decirlo – es ‘vender’ nuestro proyecto a quienes van a participar en él. ¿A quién le gusta ver su pequeño teatro con las butacas vacías? ¿Y en su seminario sobre didáctica patrimonial que sobren plazas? Soy de las que siempre ha defendido que la cultura no tiene una finalidad mercantilista, que es una experiencia y un derecho social más para crecer como personas, pero el objetivo primero de cualquier experiencia cultural es que la vivan cuanto más personas mejor, así mayor será su radio y mayor su impacto en la experiencia vital, filosófica o económica de quienes la hayan experimentado, y si tenemos suerte que también pueda repercutir en un mayor beneficio social.

Así que de lo que se trata la mayoría de las veces es de convertirnos en los comerciales de nuestra propuesta cultural, en analizar a quién nos dirigimos y qué es lo que necesita para poderlo ‘seducir’ y que acepte acercarse, mirar, comprar y si repite pues aún mejor. ¿Y si nos ponemos bien guapos y tratamos de empatizar un poco con nuestro ciudadano, nuestro público más cercano, ese que a menudo tiene prisa, que vacila o que simplemente es tan selectivo que si no le ofrecemos algo muy novedoso nos va a dejar tirados como colillas? ¿Y si le proponemos algo distinto, con valor añadido o simplemente le ofrecemos lo mismo, pero de otra manera, dándole la vuelta al calcetín? Pues aquí los tenemos, los nuevos formatos, nuevas fórmulas para ofrecer contenidos culturales en un envoltorio distinto y adecuado a las necesidades de prisa, immediatez, novedad, moda, perspectiva, participación, variedad y un largo etcétera que definen al ciudadano medio de este frenético s. XXI.


FÓRMULAS QUE OFRECEN PROPUESTAS ARTÍSTICAS A LA CARTA

FORMATO MICROTEATRO
Una buena manera de revitalizar las artes escénicas ha sido ofrecer piezas de pequeño formato, en espacios reducidos y cercanos al espectador, hasta el punto de hacerle vivir una experiencia teatral especial inmerso en un set escénico.

La casa de la Portera. Una antigua portería con dos habitaciones de 20 metros cuadrados y 25 localidades. Un grupo de actores apasionados, transgresores y provocadores en sus propuestas escénicas como ‘Ivan-Off’, monólogos ‘Un pasado en venta’ o propuestas musicales como ‘Dos conciertos desenchufados’. Muchas ganas le han puesto sus dos fundadores en ofrecer una alternativa teatral diferente en pleno barrio de Lavapiés en Madrid.

Microteatro por dinero. Otra excelente propuesta, también en Madrid. Surgió a partir de 21 socios, un grupo de actores, autores y directores que en 2009 ocuparon varias habitaciones de un antiguo burdel y realizaron varias micropiezas con la prostitución como asunto. Como resultó un éxito, trasladaron ese concepto a su actual local y ofrecen varios pases de cinco minicomedias de 15 minutos que se repiten cada 20 minutos, como ‘No se tiren o tírense’. Lo bueno, que son propuestas muy económicas, a 3 euros por pase, ahora dicen que también abrirán en Barcelona.

MiniTea3. Es una nueva forma de ocio y cultura en el Raval de Barcelona. Son 4 pequeñas salas de teatro de pequeño formato, de 15 minutos de duración y aforo para 15 personas que se realizan en simultáneo. Entrada 4 euros. Tienen servicio de bar y sala de exposiciones.

music_balconies_barcelonaEn el campo de las artes visuales o la música también han aparecido formatos muy parecidos cuyo objetivo principal es ofrecer ese valor añadido de la proximidad.

Galerias Popup. O galerías nómadas, cuya sede principal es una página web y se complementan organizando acontecimientos en distintos espacios, una manera diferente de ofrecer propuestas artísticas reduciendo estructuras estables y costes aprovechando los beneficios de las tecnologías y la cercanía en lo presencial. Un ejemplo, Me & the Curiosity de Barcelona, un proyecto que pretende estimular un coleccionismo joven, atraído por una nueva manera de acercarse al arte, honesta, espontánea y de calidad.

Balconitis. O músicas desde un balcón es otra manera de ofrecer música, promueve colaboraciones desinteresadas entre creadores, vecinos y comercios al ceder sus balcones para convertirlos en escenarios improvisados. Este tipos de iniciativas también se realizan en terrazas particulares como empezó Girona Pirata hace algunos años, o hasta incluso en comedores particulares como Concerts Privats cuya intención va más allá que el mero formato, es ofrecer, documentar una nueva realidad musical, aquella un poco externa a los circuitos más establecidos. De lo experimental la música lleva años haciéndolo; por ejemplo el grupo de hardcore Standstill, de larga trayectoria musical y al que le encanta mezclar diferentes palos expresivos, presentaba sus producciones en el bosque, o en espacios en desuso como hizo hace mucho en la sala Venus de las Ramblas con nosotros, su público, en el suelo y ellos entre nosotros, a menos de un palmo de su batería o del monitor del bajo, una experiencia que resultó electrizante!

Quizás sea el mundo audiovisual el más afectado en cambiar formatos ya que la propia tecnología cinematográfica ha realizado pasos de gigante más allá de la gran pantalla; se han reducido formatos y los usuarios hemos ido experimentado con las imágenes en movimiento y la facilidad tecnológica al alcance de todos por lo que el factor proximidad se experimenta online: Las webseries. Formatos lowcost y self-made, que reducen notablemente los costes de producción y que permiten una mayor libertad creativa, experimentar, crear contenido compartido y mucha viralidad gracias a mr. You Tube! Ejemplos como QVMT que después de 3 años online se lanzó en LaSexta, o Cabanyal Z viviendo Valencia una apocalipsis zombi y los únicos humanos supervivientes encuentran refugio en el barrio del Cabanyal, muy significativo por lo reivindicativo del tema.

Con toda esa libertad creativa no nos dejemos engañar, reinventarse también ha sido producto de reducir costes y autosostenerse para sobrevivir, y no por ello le quitaremos mérito porque gracias a las circunstancias coyunturales han aparecido proyectos magníficos como los que hemos visto y que lo que buscan es diferenciarse y ofrecer propuestas frescas.

FÓRMULAS QUE OFRECEN CONTENIDOS CULTURALES PAGANDO MENOS
MIBA-Museo-Ideas-Inventos-BarcelonaY entre que el poder adquisitivo de los ciudadanos se ha reducido considerablemente, las administraciones han limitado sus políticas de ayuda y el incremento del IVA también ha afectado al sector cultural, muchas instituciones se han tenido que plantear esquivar esos imperativos de una manera inteligente:

Festival Ítaca. Es un festival de música que se realiza en el Baix Empordá, en Girona, y vende manzanas y huevos, junto con los que regala una entrada para alguna de sus actuaciones y así evitar el IVA cultural del 21% y aplicar el del 4%, que corresponde a los alimentos de primera necesidad, lo mismo que hizo el Teatre de Bescanó con zanahorias.

MIBA. El Museo de Ideas e Inventos de Barcelona puso en marcha no hace mucho pagar entrada como en un parking: se cobra la visita a 0,20 céntimos por minuto y los 5 primeros minutos son gratis. Según su director Pep Torres, esta iniciativa iba muy dirigida a aquel turista que se queda mirando en la puerta y no entra.

Aquí he expuesto algunos de los cientos de ejemplos y formatos que vamos descubriendo cada día. Si con todo este pequeño abanico llegamos a apreciar y a entender como gestores que la participación proactiva de nuestros visitantes ‘además de llenar espacios’ también es fundamental para nuestra supervivencia como proyecto (enriquecerlo de observaciones, alimentarlo de opiniones, hacerlo crecer en cocreadores), pues habremos sacado mucho mayor provecho profesional y personal.

Así que no se lo piensen, anímense, observen, copien, hagan remix y denle la vuelta a sus propuestas, ofrezcan una nueva perspectiva. Después de hacer shaking su ‘cócktail’ será el más apreciado de su territorio… Suerte!😉

  1. Pingback: CUANDO LA MONTAÑA VA A MAHOMA. ESPACIO PÚBLICO Y PARTICIPACIÓN. | CARMΣMIX l'estraperlista

  2. Gràcies, Pilar por tu comentario! Necesario sí, adecuarnos a los nuevos gustos y necesidades, aunque nos cueste…. Creo que a pesar de todo nos divertiremos! Feliz verano!

  3. Gracias por el artículo. Es una estupenda recomendación y da en el clavo de la renovación necesaria de la forma en la que se presenta la cultura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: