OPEN DATA + PATRIMONIO CULTURAL + EUROPA = EUROPEANA

OPEN DATAHace unas semanas tuve la suerte de poder asistir a una jornada organizada por la Fundació I2Cat y el Departament de Cultura de la Generalitat sobre un proyecto financiado por la Comisión Europea cuyo objetivo es mejorar  el acceso a contenidos culturales a través de la tecnología mediante el programa Europeana.

Europeana es un proyecto europeo que nació en 2008 y su finalidad es hacer accesible al público el patrimonio cultural y científico europeos mediante una plataforma digital común que se basa en la filosofía open data, es decir, ofreciendo estos contenidos de forma libre a todo el mundo, sin restricciones de copyright o licencias poco permisibles. Esta plataforma ha tenido algunos predecesores, como el VIAF, un programa conjunto referencial de grandes bibliotecas nacionales que ofrecen contenido a libre disposición de la red.

A este acto asistieron muchos profesionales de museos, bibliotecas, entidades y organizaciones de Catalunya vinculadas con el bien patrimonial y que trabajan cotidianamente con contenidos de propiedad pública o privada. Durante toda la jornada se expusieron algunos casos sobre iniciativas que colaboran habitualmente con Europeana, como éstas que cito a  continuación:

1. Judaica Europeana, su objetivo es recopilar todo contenido patrimonial tangible o intangible vinculado con la tradición judía en Europa.

2. El gobierno francés habló de su experiencia sobre terminologías en los portales Athena, Michael y Minerva, y remarcó la necesidad de enlazar terminologías y permitir el acceso multilingüe de sus contenidos.

3. Europeana Hackatons y el Museu Picasso. El Museo realizó una convocatoria internacional invitando a usuarios expertos en tecnología a jugar con sus contenidos y proponer aplicaciones interesantes para acceder a esos datos. De ese encuentro nació “Timebook”, el proyecto ganador en fase de implantación que mediante app’s de Europeana y Wikipedia y  con una interfaz muy similar a Facebook dejó encantados a los convocados.

4. Packed arte contemporáneo en Bélgica, ejemplo de práctica local.

Lo cierto es que hubo momentos en que nos perdíamos entre terminologías y datos excesivamente técnicos – aunque necesarios -, pero también hubo muchos en los que nos dimos cuenta de la potencialidad de la propuesta, su enorme difusión y, de rebote, la repercusión que obtendría nuestra organización participando en un proceso de tal magnitud. Aunque también hubo algunas críticas y dudas que se pudieron escuchar durante los intermedios:

– La necesidad de estandarizar los datos, una misión a priori sencilla y difícil de llevar a la práctica.

– La propia filosofía open data. El acceso libre del contenido de tu organización permite difusión, aunque puedes perder su control, y muchas organizaciones no están dispuestas a asumir el riesgo para sus colecciones y catálogos. Aunque se insistió en que pueden determinar qué tipo de contenido quieren ofrecer en red y que se pueden aplicar licencias tipo creative commons que regulan su uso comercial o no, los recelos existen. Hasta un cierto punto puedo entenderlo, aunque no en organismos públicos. A mi entender creo que la institución pública debe facilitar y ofrecer datos de interés ciudadano ya que también somos partícipes en los mismos.

Dos ejemplos interesantes sobre open data en la Administración son el del Gobierno Vasco y el de la Generalitat de Catalunya Es obvio que ofrecer este servicio es ya una necesidad social y de obligatoriedad para la transparencia en la gestión pública.

El planteamiento de Europeana me pareció interesante, aunque no puedo analizarlo desde la perspectiva de un técnico de archivo o un conservador. Creo entender que es un proceso titánico y que desde la realidad cotidiana de los pequeños museos hasta incluso inalcanzable. Pero no olvidemos que Europeana ya posee más de 5 millones de objetos digitalizados en red, quizás valga la pena realizar ese pequeño-gran esfuerzo por el bien paneuropeo, ¿no creen?

Al día siguiente tuvo lugar una segunda parte, más a pétit comité, donde se reunieron los representantes de EnoLL (European Network of Living Labs) en seminarios. En el nuestro se expuso el potencial de los Living Labs en Europa, algunos proyectos que se realizan en esos laboratorios y algunos proyectos patrimoniales que se trabajaban desde la web como punto de partida.

Un Living Lab es un espacio experimental sobre desarrollo tecnológico en donde los usuarios y productores co-crean innovación. En la actualidad existen 236 Living Labs en Europa y colaboran habitualmente con Europeana. Aquí la exposición de algunos de ellos:

– Desde el Citilab de Cornellà, representante de Catalunya, I2cat participó en la creación de la Anella Cultural, una retransmisión via streaming en directo de acontecimientos culturales, sobre todo ópera, que contribuye a una mayor difusión en red de contenidos culturales a veces excesivamente elitistas y fomenta debates de la experiencia a posteriori una vez finalizado el espectáculo. También hablaron del proyecto Network Design Dancing Q, una colaboración de espectáculos de danza entre Corea, Canadá y Espanya cuyo funcionamiento es muy similar al de la Anella Cultural.
También desde el mismo Citilab se lleva a cabo otro proyecto llamado Tourism of Knowledge at Colonia Güell, que habla sobre el patrimonio inmaterial de una antigua colonia téxtil como fue la Colònia Guell y que los promotores lo plantean como un nuevo modelo de turismo sostenible, ya que se basa en la participación activa de sus ciudadanos, y los convierte en cocreadores de una historia a explicar vinculada con su pasado.

– Desde Málaga el Mimma Living Lab presentó el proyecto todavía en fase de estudio Melomics cuya intención es utilizar la música como terapia, un campo de experimentación enorme que ya empieza a recoger sus frutos.

– Desde el Sampl Lab en Padova, Italia, hablaron del proyecto Popables y la interacción entre músicos del territorio y las nuevas tecnologías.

Fuera de Citilab, Catalunya también estuvo presente con otros 3 proyectos vinculados con el Patrimonio Cultural:

Àlex Hinojo o @kippleboy, el Glamwiki (representante cultural de la wikipèdia catalana) habló de la wikipedia y la potencialidad de ésta para difundir con distintas acciones los contenidos culturales a partir del libre acceso y la coparticipación de los propios ciudadanos para enriquecer este patrimonio universal. Habló de su experiencia con el Museu Picasso y la Fundació Miró. Aquí su presentación.

– Daniel Gutierrez o @daniguties habló sobre su experiencia en un ámbito territorial pequeño para preservar la memoria histórica oral de su población a partir de la información transmitida de mayores a jóvenes y luego reflejada a modo de archivos vídeo y audio en una web realizada entre todos.

Antoni Rojas o @arojasrabaneda de l’Institut Català de Recerca del Patrimoni Cultural explicó cómo se trabaja con los usos del patrimonio y cuáles son las líneas de investigación de este Instituto

Mi conclusión final sobre estos encuentros es que se ha querido transmitir la enorme potencialidad de la tecnología para mejorar la difusión del patrimonio y sobre todo la de miles de proyectos que ya existen en los que la tecnología realiza el papel de efecto multiplicador de sus contenidos.

Por una cultura libre, accesible, transparente y democrática, por unos ciudadanos con espíritu crítico… Open data + Patrimonio Cultural + Europa = Combinación explosiva!

Un Comentario

  1. Pingback: MINIAPUNTES SOBRE TRANSPARENCIAS Y OPACIDADES EN EL SECTOR CULTURAL PÚBLICO | CARMΣMIX l'estraperlista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: